Séptimo aniversario de Firefox y su octava versión del navegador

Según he leído en algunos sitios de Internet, Firefox celebra este mes su séptimo aniversario y nada mejor que hacerlo con su octava versión de su conocido navegador de código abierto impulsado por la fundación Mozilla.

Poco tiempo después de que se fundara Mozilla, nació la primera versión de Firefox con un fin tan ambicioso como necesario de acabar con el monopolio de la navegación por la red que hasta entonces acaparaba Internet Explorer, el navegador del «zorro de fuego» contaba con dos grandes bazas: era innovador y fácil de usar. En esa primera versión introdujeron dos elementos que para aquel entonces fueron completamente revolucionarios y que hoy incluyen la inmensa mayoría de los navegadores: la posibilidad de abrir varias páginas en pestañas y una ventana de búsqueda que redireccionaba a Google», el nombre que eligieron para su navegador fue ‘Ave Fénix’.

«Ave Fénix» es un ave que renace de sus cenizas, y como ya estaba registrado como marca, se esforzaron por mantener las nociones «de fuego y de animal» y de ahí surgió Firefox, el nombre que se ha convertido en emblema de la revolución en el mercado de los navegadores de Internet.

Safari, Opera y Google Chrome son algunos de los exploradores que han aprovechado el camino abierto por Firefox para ganar terreno al monopolio del Internet Explorer de Microsoft, hasta el punto de que el navegador de Google es el favorito del 23,6% de los internautas, frente al 26,8% que usan Firefox, según la firma de análisis StatCounter.

Para diferenciarlo del resto, y aguantar el envite de Chrome, invierten en calidad, rapidez y eficiencia al tiempo que aumentan los elementos que los usuarios pueden personalizar.

Para conseguirlo, Firefox, o lo que es lo mismo, Mozilla una organización sin ánimo de lucro que compite con gigantes como Google o Apple», busca remover las conciencias de los 450 millones de usuarios con que cuenta en todo el mundo a través de la adopción de dos cachorros de panda rojo.

El día a día de los cachorros, que viven en un zoo de Knoxville para el que Mozilla trata de recaudar fondos, se puede seguir en vivo a través de la web Firefox Live, que busca concienciar a los usuarios de que su contribución es importante para proteger a la mascota del explorador tanto en el mundo virtual como en el real.

Fuente: Cosas Sencillas

JE Image © 2020