La tarjeta de presentación, una herramienta que nunca morirá

entregar-tarjeta-de-presentacionLos correos electrónicos han reemplazado a los oficios y cartas tradicionales. Las videoconferencias, Skype y WhatsApp han enterrado a las reuniones de antaño. Las redes sociales ya casi han hecho desaparecer el networking cara a cara. Sin embargo, aún hay un último bastión de imagen empresarial que permanece hasta nuestras ideas: las tarjetas de presentación. Éstas siguen haciéndose a base de cartulina y tinta como en las décadas pasadas, y ello tiene 5 razones de peso detrás.

Son más personales que la comunicación electrónica

Un correo sigue siendo una forma de comunicación impersonal, por más que te esfuerces en arreglarlo al máximo y utilizar frases pomposas. Como te habrás dado cuenta, cada día pasan ante nosotros decenas de correos presentándonos diversos productos o empresas, de los cuales casi no recordamos nada al día siguiente. En cambio, observa el poder de una tarjeta de presentación: una vez que se entrega se estrecha fuerte la mano de quien la recibe y se entabla una conversación larga y entretenida sobre el producto o servicio que ofertas. ¿Así quién te va a olvidar?

Representan la mejor forma de marketing

Ni la publicidad en los medios tradicionales ni el social media generan el impacto que sí suscita una tarjeta de presentación. Por eso cada vez que vayas a un road show, a una conferencia, a un conversatorio, a un aeropuerto a una reunión amical, nunca dejes de llevar una gran cantidad de tarjetas de presentación.

Son la carta de presentación de tu negocio

Cuando vas a una discoteca o a alguna reunión, la primera impresión que te genera una mujer u hombre del sexo opuesto es la que más pesa. De forma similar ocurre en el terreno de los negocios. Solo que los clientes, los proveedores y las otras empresas no te mirarán de pies a cabeza de la misma forma como tú miras a una potencial pareja en una fiesta. Ellos quieren ver si tienes madera de empresarial. Y la mejor forma de demostrarlo es a través de una tarjeta de presentación única y con alta dosis de creatividad. La gente entiende que si tienes una tarjeta impactante, tu negocio debe ser igual de impactante.

Tienen un ciclo de rotación interminable

Si tú entregas un número telefónico o tu correo a un potencial cliente, la información muere con él. En cambio, con una tarjeta de presentación, la información no acaba con dicho cliente. Él puede entregar tu tarjeta a un conocido si ve que tu trabajo es bueno. Incluso, si el potencial cliente nunca ha hecho uso de tus servicios, también puede entregar tu tarjeta a otra persona que sí requiera de tu trabajo.

Muestran tu preparación

“Pero si yo estoy siempre preparado”, piensas. Falso. ¿Pues considerarte preparado si siempre que te preguntan por la forma de contactarte, agarras una servilleta y escribes tu número? Ahí demuestras a tu potencial cliente que eres poco más que un improvisado en el mundo de los negocios. No contar con una tarjeta de presentación a la mano para un emprendedor es como que un mecánico no lleve sus herramientas a un trabajo. Mantente siempre preparado. Las oportunidades pueden aparecer en los lugares más inesperados.

dejar_comentarios

JE Image © 2020