Estos son los falsos 7 mitos sobre el ahorro

chanchito-del-ahorroAhorro, se hablan maravillas del ahorro, sin embargo, ¿será tan bueno para nuestra economía personal como lo pregonan?

Lo cierto es que muchas de la ideas que se propagan acerca del ahorro son las mismas que corrían en los tiempos de nuestros abuelos, solo que en aquellos años no había toda esta maquinaria de la información que existe hoy en día.

Y también es verdad que muchos cambios se han producido en la economía desde aquel entonces. Es por ello que muchas de las verdades antiguas sobre el ahorro que tenían nuestros antepasados se han convertido en simples mitos.

¿Cómo cuáles? Aquí citamos 7 de los más populares:

“Hay que ahorrar cada céntimo desde nuestro primer sueldo”
Ahorrar desde nuestro primer sueldo es bueno, nadie lo niega, sin embargo, no es lo óptimo para nuestra economía. En la época de nuestros abuelos bastaba y sobraba con tener un título universitario para tener un sueldo alto. Hoy en día, uno requiere de más títulos y de más experiencia de la vida para obtener un salario por encima del mercado. Así que una buena idea es reinvertir gran parte de lo ganado durante nuestros años mozos en educación, viajes e instrumentos de inversión, para ganar más en el futuro.

“Evita comer en la calle para ahorrar”
Si bien comer en casa nos ayuda a ahorrar, también es cierto que cocinar nuestra comida nos hace perder precioso tiempo que fácilmente podríamos aprovechar para, precisamente, producir más dinero. Además, que es más delicioso comer un platillo fuera de casa que uno realizado por nuestras propias manos, pobres inexpertos en materia culinaria.

“No saques una tarjeta de crédito con tu primer empleo”
Lo mejor sería reemplazar este mito por esta nueva verdad: “Saca una tarjeta de crédito a la medida de tus nuevos ingresos y necesidades”. Una persona tiene que relacionarse con el crédito desde muy joven, sino no tendrá las armas y la experiencia necesarias en el futuro para enfrentarse a créditos más pesados. Y como bien sabes, gran parte de la economía de todo negocio se inicia a través de los créditos financieros.

“Compra al por mayor siempre”
Hay quienes aseveran que al comprar al por mayor, nuestra economía se beneficia notoriamente. Puede ser verdad, pero también es verdad que al comprar al por mayor nos corremos el riesgo de que muchos de los productos que compremos terminen malográndose o expirando. Únicamente, atrévete a comprar al por mayor los productos que realmente consumas hasta por exceso. Lo demás, cómpralo en la tienda de la esquina.

“Ahorra para comprar tu propia casa”
Tu propia casa…. ¿quién no desea tener un hogar propio? Pero, ¿realmente será tan necesario como lo pregonan por ahí? La verdad es que hoy por hoy, los precios de las propiedades están por los cielos, por lo que si eres soltero te sería más rentable alquilar que comprar una vivienda. Recuerda que ese fue el sueño de nuestros abuelos y padres, no necesariamente tiene que ser el tuyo.

“No compres marcas, adquiere lo más barato”
Este mito puede llegar a ser verdad para ciertos productos o servicios. Sin embargo, hay una verdad que no podemos negar: Los productos más caros suelen durar más que los productos más baratos. Nuestro consejo es el siguiente: Si tu inversión va a ser alta, elige el producto con mayor reputación e historia en el mercado, pues si éste falla vas a tener que hacer un gasto doble en vano.

“Las acciones son lo mejor para poner tu ahorro a trabajar”
Puede ser que sí, puede ser que no. Las acciones son una excelente opción para que nuestro dinero comience a crecer, pero lo cierto es que no es una buena alternativa para todos. Si no tienes tiempo para informarte sobre el mercado bursátil, lo mejor es que no destines tu dinero a invertir en acciones. Existen otros instrumentos más seguros, es cierto, que ofrecen menor rentabilidad pero que exigen menos tiempo de tu ya complicada agenda.

JE Image © 2020