El lujo en el Perú, un mercado que se expande

lujo2Definir lujo en el Perú no es fácil; más aún si el consumidor local es complejo y ha disparado su consumo. Pero no todo es lujo, y si bien existen marcas que lo son, la mejor estrategia de entrada es ingresar con un operador para luego dar el gran salto.

Algunas de las definiciones de la palabra lujo son suntuosidad o riqueza. Pero además, encierra el significado de aspirar y luego obtener algo muy deseado y que pocos pueden llegar.

En este sentido, los especialistas señalan que son tres los elementos que hacen que un producto sea considerado de lujo :

  • Que sea exclusivo, no de fácil acceso
  • Que tenga un precio alto
  • Que debe traer un nombre que represente aspiración.

Bajo esa premisa ¿existe verdaderamente el lujo en el mercado peruano?

Lujo en el Perú

En los últimos años, esa palabra se ha utilizado mucho, incluso al relacionarla con marcas, que si bien años atrás no se pensaban llegarían al Perú, no alcanzan esa categoría, y es por ello que el lujo es también subjetivo.

Al igual que Zara, Guess, Tommy Hilfiger o Kenneth Cole, por mencionar algunas, se les ha pretendido dar un concepto de lujo apuntando claro a un público más aspiracional, y que hoy por la facilidad al crédito se han vuelto de un uso más cotidiano por lo que hay que considerar algunos consejos para tener buenos créditos.

Y es que cuando hay más dinero y se satisfacen las necesidades básicas se busca diferenciarse y eso es lo que ha estado pasando. Primero acceder a lo que ofrecen los retailers pero luego diferenciarse más con productos de lujo. Y esto se da más en el segmento A1, B1 y B2.

Desde ahí, la gente empieza a tener contacto con el lujo ya que marcas como Gucci, Dolce & Gabbana y Dior hacen el lujo más accesible con ciertas líneas.

El segmento A de la población es el que debería acceder a este tipo de productos, y es justo el que tiene la posibilidad de viajar más y tenerlas de primera mano, pero el medio alto no tiene ese nivel de viajes y consume en el Perú, lo que confluye con la aspiración.

Lo cierto es que si bien marcas como Carolina Herrera o Armani están ya presentes en el país no lo hacen aún en su concepto más alto. En el caso de esta última está presente en el país con Emporio Armani y Armani Exchange, líneas que apuntan a un público más joven y están entre las más accesibles de la casa italiana.

Lo mismo sucede con Carolina Herena, con presencia en el Perú pero aún no con su colección más alta. Pero lo importante es que están.

Vehículos, cosa aparte

Pero un verdadero referente del lujo son los vehículos, y es que hablamos de compras que superan los tres dígitos en moneda extranjera. Y si bien en moda, poco hay que envidiarle a Brasil o Argentina -antes de la salida de marcas top- en vehículos el mercado aún está en pañales .

El mercado de vehículos de lujo mueve unos US$ 200 millones al año, solo en ventas, pero si se habla de penetración, de todo el mercado, el segmento de lujo aún representa un 2%, cifra baja en relación a otros países de la región y del mundo.

dejar_comentarios

JE Image © 2020