Cómo triunfar en el E-commerce bajo el mundo omnicanal

omnicanalCon el surgimiento del nuevo perfil de consumidor como resultado del desarrollo de nuevas tecnologías, la relación entre clientes y empresas ha cambiado de forma muy radical.

En este contexto, entonces surge la necesidad de diseñar nuevas estrategias, más personalizadas con el objetivo de lograr la fidelización de los consumidores. Así que se debe tener en cuenta la importancia que tienen los diversos canales de comunicación.

Y no hace mucho se hablaba de multicanalidad, pero al cambiar el comportamiento del consumidor y con los avances tecnológicos han originado que las estrategias multicanales pierdan eficiencia. Hoy en día las empresas deben canalizar su estrategia a la conexión entre todos los canales de una marca, de forma en que que se interrelacionen entre sí.

Entonces, ya se habla de omnicanalidad, un concepto que cobra cada vez más fuerza en las estrategias de marketing integrado de las compañías.

La omnicanalidad en el E-commerce
Así que la omnicanalidad surge de la necesidad de las empresas de poder adaptarse a un cliente que está conectado y ávido de información e inmediatez al ahcer uso de los múltiples dispositivos electrónicos e inteligentes, como tablets, smartphones y ordenadores.

Entonces, en su relación con las empresas, ya exigen una comunicación que logre integrar todos estos canales, incluyendo los físicos, de manera coordinada y coherente.

Y según un estudio del Primer Observatorio e-Commerce de GfK, antes de realizar una compra por la web el 50% de los consumidores visita una tienda física para informarse, y el 13% restante se documenta sobre el producto en el mismo lugar a través del teléfono móvil.

Entonces, en este caso, la omnicanalidad trata de derribar las barreras que separan los canales de venta offline y online. En otras palabras, el objetivo de la estrategia es aprovechar la abundancia de smartphones y tablets para brindar una experiencia de compra más homogénea por medio de los distintos canales comerciales de los que cuenta una empresa. Mediante la omnicanalidad, entonces, se eleva la confianza que ofrece la compra offline a la comodidad del E-commerce.

Y, ¿cómo se puede integrar todos los canales de distribución de forma cohesionada y ordenada?

Un buen momento para incorporar la omnicanalidad al negocio es cuando se crea o renueva una página web o app móvil. Primero hay que definir solo una única fuente de información sobre los productos y usarla en todos los canales. También es recomendable unificar la gestión de las áreas de atención al cliente.

Por otro lado, a la hora de ejecutar una estrategia de omnicanalidad, es clave facilitar el acceso a la información desde cualquier tipo de dispositivo, por lo que se debe emplear el diseño responsive en el diseño de las páginas web y apps nativas permitiendo que los usuarios obtengan la mejor experiencia de una marca.

Asimismo, actualmente se cuenta con tecnologías que permiten analizar el comportamiento de los shoppers y usar estos datos para diseñar experiencias que se adapten a sus necesidades y hábitos.

JE Image © 2020