Bloqueadores de publicidad: ¿en busca del anuncio perfecto?

bloqueador-publicidad-digitalA todos nos ha pasado. ¡Qué incómodo resulta que la publicidad nos asalte cuando estamos ingresando a YouTube, Facebook o a nuestras páginas favoritas!

Solemos olvidar que es la publicidad la que hace subsistir a esas páginas, y que sin ella, gran parte de esas plataformas se verían obligadas a instalar contenido de pago. Pero, todo tiene un límite.

Precisamente, para ayudar a esos usuarios cansados del bombardeo de la publicidad digital han surgido una serie de programas que permiten bloquear la publicidad que encontramos en Internet. ¿Se volverá Internet un medio de paga?

Los bloqueadores, los peores rivales del contenido gratuito
No vayas a creer que son pocos los que tienen instalados bloqueadores en sus computadoras o Smartphones. Según un estudio realizado en 2015 por Adobe y PageFair, hay unos 198 millones de usuarios de bloqueadores en todo el planeta. Esta cifra representa un incremento de casi 300% con respecto a lo registrado en 2013.

La situación en el Perú va en línea con esa tendencia. Actualmente en nuestro país hay 1’100.000 usuarios que tienen bloqueadores en sus equipos. Ello representa una merma de 10% de los ingresos por publicidad digital para las páginas de Internet.

Otro estudio de Future Labs detectó que entre los usuarios peruanos, la publicidad que genera más incomodidad es la que se encuentra en YouTube (57%). Otro grupo importante, un 53% de los encuestados, reveló que su mayor incomodidad lo representaban los banners y popups que aparecían de un momento a otro en sus páginas preferidas. Y, un 34% de ellos aseguró que no soportaban la publicidad que aparecían en los buscadores.

La respuesta de las webs
Por supuesto, la aparición de bloqueadores ha puesto los pelos de punta a muchas webs, cuyos presupuestos se deben casi en su totalidad a lo obtenido por publicidad digital.

Por ejemplo, en los Estados Unidos donde existe una gran cantidad de usuarios que utilizan esta tecnología anti-publicidad, el diario The Washington Post “bloqueó” el acceso gratuito a los lectores que tuvieran instalado bloqueadores en sus equipos. A quienes el sistema detectaba que tenían estos bloqueadores, se les invitaba a suscribirse al formato digital del diario.

Otro gigante de las comunicaciones en los Estados Unidos, la CBS, instaló un software para impedir el visionado gratuito de sus programas de televisión, que se retransmiten por Internet, a los usuarios de bloqueadores.

Con un escueto mensaje de “Este video no está disponible porque no podemos cargar un mensaje de nuestro patrocinador”, la televisora se aseguraba que sus ingresos por publicidad no se vayan en picada.

Este enfrentamiento entre bloqueadores y publicidad digital, incluso, llegó a los tribunales. El suceso aconteció en Alemania, lugar donde el semanario Die Zeit y el diario Handelsblatt demandaron a Adblock Plus, el principal distribuidor de bloqueadores en el mundo, por supuestamente atentar contra la “libertad de expresión”.

La sentencia de los tribunales alemanes fue contundente. Adblock Plus no había afectado ningún derecho fundamental y estaba libre de todo cargo. La publicidad digital había perdido la batalla.

Sin embargo, Adblock Plus propuso que los medios que se sintieran perjudicados con su software se inscribieran en la denominada “lista blanca” para permitir que su publicidad sea vista por los usuarios de Adblock Plus.

Sin embargo, la compañía no permitiría publicidad hecha a base de videos y audio. En otras palabras, los bloqueadores han ganado su segunda batalla, y han puesto contra las cuerdas a la publicidad digital.

JE Image © 2020