5 razones por las que tu video corporativo no vende

video-corporativoHacer un video corporativo parece muy sencillo. Pero no lo es. Así como el cine o la TV requieren de un amplio trabajo de preproducción, así también, los videos corporativos necesitan un trabajo arduo antes, durante y luego de su realización. Un buen video corporativo es el producto final de la buena comunicación entre realizadores y empresa solicitante, y un mensaje claro y directo hacia el cliente final.

¿Quieres hacer un buen video corporativo para tu empresa? Pues ten cuidado de caer en estas 5 fallas comunes:

El rodaje es una tarea más de la agenda diaria
Algunos empresarios creen que grabar un video corporativo es una cuestión sencilla que toma tan solo unos minutos. Piensan que como éste suele durar entre 1 a 5 minutos, la realización no tomará más de una hora. Falso. Señores empresarios, el día que haya que grabar el video corporativo, no puede haber reunión o compromiso a realizarse el mismo día. La agenda del día debe estar compuesta por una sola tarea: rodar el video corporativo de la empresa. La producción audiovisual toma más tiempo que el propio tiempo de grabación. Ten en cuenta eso cuando decidas crear un video corporativo para tu organización.

Se recogen testimonios al vuelo
Otro error en el que caen los empresarios es decirle al realizador que tome testimonios de clientes “al vuelo”. Por supuesto, que no tienen ni la más mínima idea sobre producción audiovisual. Hasta los testimonios de los clientes requieren de un espacio de preproducción. Recoger testimonios “al vuelo”, por lo general, representa una pérdida de tiempo. Por ello, se debe seleccionar con tino los individuos que sentarán testimonio y el mensaje que transmitirán para el video.

No se conoce la finalidad del video
A muchos realizadores se les exige grabar eventos o entrevistas sin darle una pista sobre el porqué de la grabación. Eso es tirar dinero al agua. Porque el realizador audiovisual no realizará las tomas adecuadas para el fin de tu video corporativo. Un ejemplo: si vas a realizar un video corporativo de corta duración en la que quieres mostrar lo mejor de tu empresa, conviene grabar pequeñas tomas resaltando lo más notable de la organización, y dejar de lado las largas chácharas empresariales.

Espacios o personal desaliñado
Así como el realizador tiene la obligación de tener todos sus equipos listos para el día de grabación, los integrantes de tu empresa deben hacer lo mismo. Una mano de pintura en la oficina no caería nada mal. Esos adornos navideños están de más. Hay que lucir impecable y con prendas (dependiendo del puesto) que hagan referencia al nombre de la organización. Nada de papeles sueltos o bolsas sobre las mesas. Y, por supuesto, es momento de poner cierto orden a los muebles y equipos de la oficina. Y todo debe de quedar listo antes del día de grabación. No dejes mal a tu empresa frente a los clientes que verán tu video.

Políticas empresariales restrictivas
Otro aspecto con el que es difícil combatir son las políticas empresariales restrictivas. Por favor, todos los jefes de tu empresa no pueden aparecer hablando en el video corporativo. Ya sé que quieres ser “democrático”, pero un buen video corporativo no puede albergar a tantas personas hablando cosas de poca importancia para los clientes. Asimismo, hay que brindar todas las facilidades de espacio al realizador audiovisual. Y no mostrar mala cara ante las recomendaciones que éste te haga. Después de todo, ese es su especialidad. Trata de aprender de él y tendrás un video corporativo de éxito.

JE Image © 2020