5 mantras básicos para todo restaurante de éxito

restaurante¿Qué es lo que diferencia a un gran restaurante de uno común? ¿Será su comida? ¿Será su decorado? ¿O su ubicación? Ésta es la clásica pregunta de miles o millones de emprendedores del sector gastronómico. Hoy descubriremos que un restaurante de éxito es más que una buena sazón. ¿Qué es lo que identifica a un buen restaurante?

Hacen sentir al cliente en casa

Desde el instante que ingresa el cliente, el buen restaurante marca la diferencia. Los encargados de la puerta se muestran serviciales y los mozos atentos y con una sonrisa en los labios. Incluso, en algunos lugares es común escuchar una frase como “Ésta es su casa”, para hacer sentir al cliente cómodo en el lugar.

Tratan a cada cliente como si fuera el primero

El cansancio y la rutina provocan que muchos empleados dedicados a la atención al cliente pierdan el sentido del porqué están laborando. Cada miembro del restaurante debe ser consciente que no están ahí para llevar un plato de comida a la boca de los comensales, sino para llevarles una linda e inolvidable experiencia. Son docenas de clientes las que aparecen día a día, sin embargo, no hay que perder con ninguno de ellos ese trato amable que se le suele dar al primer cliente del día.

Tienen empleados contentos

No sé si te habrás percatado de la actitud de algunos empleados en los fast foods más conocidos cuando ya está cercana la hora de cerrar el establecimiento. ¿Lo recuerdas? Una cara de pocos amigos que hiela toda intención de degustar más platos o bebidas. El recurso más importante de un restaurante no son las mesas, ni el decorado ni los insumos, lo más importante es su capital humano. Sin empleados comprometidos, no hay restaurante que obtenga éxito.

Mantienen la calidad de sus platos

Los precios importan… hasta cierto punto. Si por el tema de precios rebajas la calidad de tus platos, puedes caer en círculo vicioso del cual nunca más podrás salir. Cuando quieras recuperar la calidad de tus platos y, por ende, de tus restaurantes, ya no lo podrás hacer ya que has cultivado una imagen de restaurante económico y de mala calidad, una pésima combinación de cualidades para un negocio. Los comensales pagan por calidad, nunca descuides este aspecto.

Fidelizan a los clientes

Otro momento clave para un restaurante es cuando los comensales acaban de degustar los platos. En lugar de extender un recibo por la compra, el vendedor debe mostrarse agradecido por la visita e invitarlos a repetir la experiencia probando nuevos platillos. Este pequeño aspecto es el que marca la diferencia entre los restaurantes con empleados ocasionales y los que tienen clientes fieles.

JE Image © 2020